Salvador Allende, el racista filonazi.

domingo 18 septiembre 2011

Salvador Allende es otro personaje cuya historia fue manipulada.
Nos lo vendieron como un gran demócrata que fue derrocado y abatido, por el ejército chileno comandado por Pinochet.
Poco o nada hay de lo uno (demócrata) ni de lo otro (abatido).

En 1933 presentó en la facultad de medicina de Santiago, una memoria titulada "Higiene Mental y Delincuencia" en la que afirmaba cosas como que la homosexualidad era una enfermedad que se podía curar implantando trozos de testículo en el abdomen, que la raza es una causa de conductas delictivas constantes: los judíos están genéticamente predeterminados a la falsedad, la usura, la mentira, los españoles y los italianos del sur son, por su permeabilidad al clima intenso, seres incapaces de conseguir un estatuto moral normal, etc.

En 1939 con el gobierno del Frente Popular en Chile, fue ministro de Salubridad y presentó un proyecto de ley de carácter eugenésico. Recuerda a los nazis ¿verdad?

Ya en 1970 fue presidente de Chile y le fue solicitada la extardición de Walter Rauff, lugarteniente de Eichmann, famoso por haber inventado los camiones-cámara de gas, y la denegó. Ya vemos, racista y filonazi.

En cuanto a lo de demócrata diremos que, desde su llegada al poder, todas las acciones fueron encaminadas al totalitarismo, y lo fueron sin tapujos ni engañifas. Con luz y taqígrafos.

En 1973, poco antes del golpe de estado, se declaró en la cámara de diputados:
"(.....) el actual Gobierno de la República, desde sus inicios, se ha ido empeñando en conquistar el poder total, con el evidente propósito de someter a todas las personas al más estricto control económico y político por parte del Estado, y lograr de ese modo la instauración de un sistema totalitario absolutamente opuesto al sistema democrático representativo que la Constitución establece (....).

Durante su mandato, nacionalizó la banca, hizo reformas agrarias, de resultados funestos, y en tiempo récord. Logró el control de la sociedad por el Estado y la vanguardia proletaria. Fue un fracaso económico absoluto.

Durante los ataques al Palacio de la Moneda, en pleno golpe de estado, Salvador Allende se suicidó.
No fue abatido, ni mucho menos acribillado por las balas del ejército de Pinochet.

Testigos y autopsias lo confirman de modo inequívoco, que nadie (que sepa un poco) discute.

Pero las leyendas, alimentadas y propagadas por (entre otros) Pablo Neruda, García Márquez, Vázquez Montalbán, etc. hicieron el trabajo de fabricar el mito.

Además de Salvador, en la familia Allende se suicidaron también Laura (hermana, 1981), Beatriz (hija, 1977) y Gonzalo (nieto, 2010).




Comentarios

Le recomiendo visite la revista online: www.vidavedra.es
Tiene un apartado que propone blogs de colaboradores y lectores.
Sus entradas son muy interesantes, estaría muy bien que más gente pudiese disfrutar de ellas.
Un saludo.

enviado por Marta el 24 septiembre 2011 a las 01:43 AM CEST #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado