Apuntes Liberales (8). Del impuesto del Patrimonio y Sucesiones.

domingo 29 julio 2012

El impuesto sobre el Patrimonio es pagar por lo que tienes. Y el de sucesiones, también.

Si yo tengo una casa , o dos (o las que sean), y un dinero ahorrado en el banco, y todo ello ganado a pulso, viene el gran Leviatán que es el Estado y me lleva más dinero del que me quitó previamente por haberlo ganado limpiamente (IRPF).

Es decir, gravan al ahorrador e inversor: Si hubiera malgastado todo el dinero ganado, me saltaría este robo-impuesto. Pero como soy ahorrador, me exprimen más todavía.

Con el impuesto de sucesiones pasa lo mismo, pero en este caso quien mantuvo sus ahorros y su patrimonio, fueron nuestros padres, abuelos, etc. Y sus ahorros y patrimonio, también los mantuvieron, después de pagar los preceptivos impuestos, derivados de haberlos ganado de forma legítima.

En resumen: pagas dos veces por algo ganado legalmente, y no despilfarrarlo.

Como buen liberal, considero que los impuestos deben ser, cuantos menos, mejor. O dicho de otra manera, los mínimos imprescindibles.

Pero, es que, éstos en concreto, son los más injustos de todos, dado que favorecen el gasto, desmotivan al ahorrador, y te hacen pagar por algo sobre lo que ya habías pagado previamente (tú o tus antepasados).






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado