Apuntes Liberales (4). De bancos y deuda.

domingo 20 noviembre 2011

De bancos y de deuda.

¿Qúe es un préstamo?

En principio, todos lo sabemos, incluso lo hemos solicitado varias veces para la adquisición de vivienda, o de otros bienes.

De todos modos intentemos definirlo con palabra sencillas.

Un préstamo (deuda) es un dinero, que no tenemos, para gastar en algo que queremos o necesitamos. Es un gasto por adelantado. Vamos a gastar más dinero del que producimos (ganamos).
En consecuencia, nos endeudamos.

Quien nos presta el dinero, por el contrario, lo presta porque lo tiene. Gastó menos de lo que ganó (ahorro) y por eso puede prestarlo. Y lo hace.

Si hay muchos ahorradores, dispuestos a prestar su dinero, y no tantos demandantes de deuda, los intereses (el precio de ese dinero) tenderán a disminuir por exceso de oferta.

Por contra, si hay mucha demanda de crédito, y pocos ahorradores dispuestos a concederlo, los tipos de interés tenderán al alza.

Esto equilibra el mercado de deuda porque, los intereses irán subiendo hasta un punto en que el precio del dinero no resulte rentable para quien lo quiere, bajando entonces la demanda del mismo.

Si hay poca demanda de crédito, los tipos de interés bajarán hasta que tengan un precio que estimule al potencial demandante.

Una vez más vemos que el mercado se regula solo.

¿Qué pasa si quien concede los créditos no tiene todo el dinero (ahorro) que presta?

Por lógica no puede prestar un dinero que no tiene. Sin embargo los estados (sus bancos centrales) permiten a la banca, que preste dinero, aunque no lo tenga. ¿Cómo? Pues permitiéndole que se endeude, que pida dinero que no tiene, para prestarlo a su vez, al ciudadano que lo demanda.

Además, quien se lo presta es el propio banco central, y es éste, además, quien marca los tipos de interés.

De es ta manera el banco obtiene dinero del estado (banco central) a un precio muy bajo par así poder prestarlo con un interés mayor que el que paga al estado (único modo de que sea rentable), pero aceptablemente bajo.

El banco central decide los tipos de interés y alienta a una entidad a que preste lo que no tiene.
A esto se llama intervencionismo, o regulación.

El equilibrio del que hablábamos, desaparece.

La deuda de un país podemos dividirla en dos bloques.

- Deuda pública, que es lo que debe un país a quienes le prestaron en su día un dinero, para que dicho país se financiara.
- Deuda privada, que es el dinero que deben las empresas, los propios bancos, y los ciudadanos de a pie.

Esta deuda privada (que en España es gigantesca) tiene mucha relación con la intervención del estado, quien favoreció y facilitó el crédito, de una manera artificial. Esto lo hicieron todos los países occidentales, Estados Unidos y Europa.

Si los estados no se metieran en el mercado de la deuda privada, el equilibrio natural de la oferta y la demanda, regularía dicho mercado impidiendo, por definición, la creación de una burbuja crediticia. 

Por eso los estados occidentales tienen mucho que ver en la causa de la crisis de deuda que padecemos, tanto de la pública como de la privada.






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado